• Ce texte se réfère principalement
    aux notions suivantes

Glossaire


Haut de page

Taller Internacional : “La economía de la reciprocidad versus la economía del intercambio y la crisis financiera : análisis y perspectivas desde el Vivir Bien”. La Paz, 12 de noviembre del 2009.

Seminario Internacional — “Vivir Bien : Una alternativa transformadora de desarrollo”

3. Postcapitalismo y reciprocidad – La fase neoténica del sistema capitalista

Dominique TEMPLE | 2009

¿Qué alternativa al capitalismo ?

El sistema capitalista está en crisis. Numerosos críticos comparan esta crisis con la de 1929. Quisiera insistir más bien en la diferencia entre ambas situaciones. La crisis de 1929 se interpreta primero como una crisis financiera y luego económica. En los Estados Unidos el crédito sostuvo el consumo artificialmente y llegó la crisis. Pero para financiar los bancos el presidente Hoover recuperó los créditos otorgados por los Estados Unidos a Alemania para que, después de la depresión ocasionada por la primera guerra mundial, pueda volver a la civilización. Sin embargo aquí la crisis se duplica. Para compensar la falta de crédito bajaron los salarios y se desarrolló el paro. Los alemanes no tuvieron otra solución que de caer en una crisis económica profunda que ocasionó la ascensión de Hitler. La crisis entonces viene a ser una crisis de sobreproducción frente a la escasez del consumo.

Hoy la crisis financiera me parece distinta porque, si bien es cierto que el consumo está sobrepujado por el crédito y los salarios demasiado bajos para cumplir con las obligaciones de los préstamos, presenta a la vez otras dimensiones. El crédito se da a personas que no tendrán la capacidad de devolverlo pero en pleno acuerdo con los bancos de crédito. Los bancos entonces tienen que enmascarar estos créditos que se llaman hoy en día “tóxicos”. Lo hacen conscientemente dividiendo estos créditos tóxicos en pequeñas partes que distribuyen y acomodan con otros créditos en títulos artificiales, lo que se llama titrización, de tal modo que la parte tóxica del crédito se difunda en todas partes y no pueda ser localizada o calculada. Así nadie puede ser responsabilizado del proceso. Se invierten entonces estos títulos contaminados que permiten en un primer tiempo relanzar y ampliar el crédito. Pero la moneda de estos segundos préstamos es entonces una moneda virtual. Eso es la crisis de los subprimes. Y eso es nuevo : el sistema vive de la reproducción del crédito mediante préstamos financiados por otros préstamos, sin pasar más por la fase del consumo y de la producción que justifica la reproducción leal del ciclo económico. La especulación consiste en la inversión de un valor virtual o informal por el hecho que no ha sido confirmada por el pago de los créditos iniciales. Es lo que llamo la fase neoténica del sistema capitalista.

¿Qué es la neotenia ? De modo alegórico se puede decir que una mariposa que ya no puede reproducirse volando en el cielo, porque las comen inmediatamente las golondrinas, se reproduce bajo tierra cuando está en estado de oruga. Hace el impase en su desarrollo normal que es de volverse mariposa. Es decir que la reproducción del sistema y del provecho es pura especulación que genera una moneda ficticia porque no se transforma en bienes de consumo. Pero no se puede distinguir la moneda virtual creada por los bancos comerciales de la moneda real emitida por los bancos centrales y entonces viene el engaño final : los bancos centrales tienen que comprar los títulos tóxicos y hacer una equivalencia entre la moneda virtual y la moneda real bajo el chantaje del caos porque los títulos tóxicos son invisibles y la crisis incontrolable, y tienen que hacerlo porque los bancos dominan los poderes políticos de las naciones gracias a la ideología neoliberal : por ejemplo llegaron a imponer a los pueblos de Europa una constitución supranacional a pesar de su rechazo por el único pueblo consultado (el pueblo francés que la rechazó por referéndum constitucional). Aquí entramos en un ciclo muy peligroso porque quiere decir que la economía capitalista es virtual : la crisis permanente.

¿Qué más puede hacer el sistema capitalista hoy ? Creo que el sistema va a ser peligroso como pueden serlo las fierras heridas.

Tenemos por lo menos que empezar a transformar las metas de la economía de librecambio en metas de redistribución, de compartir o de reciprocidad generalizada  (lire la définition) y proponer otra definición de la moneda que tendrá que ver con la noción de equivalente de reciprocidad.

La economía política conoce dos principios : el intercambio y la reciprocidad. Pero los economistas del sistema capitalista dicen que existe una sola economía política, e incluso la Derecha europea habla de “pensamiento único”. Pero dicen eso porque el sistema capitalista triunfa en todas partes y porque hay una sola dinámica eficiente llamada “la globalización del capitalismo”. Por lo tanto, quien se aproxima a las economías de reciprocidad parece fuera de contexto. A veces, se reconoce que las economías de reciprocidad antiguas merecen cierto respeto cuando llegan a asegurar la sobrevivencia de pueblos que sin ella desaparecerían.

Pero hoy los economistas se encuentran frente a varios problemas.

1) Al pretende respetar las leyes naturales de la competencia y del intercambio, la economía capitalista tiene que interpretar las relaciones entre los hombres a través de las relaciones entre las cosas que intercambian, lo que significa relaciones de fuerzas entre intereses opuestos. En este caso, se alteran los valores humanos porque no son relaciones de fuerzas, fácilmente entendibles a partir de la lógica de la física. Pero el problema surge del hecho que reducir las relaciones entre los hombres a relaciones físicas implica destruir la naturaleza misma de sus relaciones cuando tienen otras dimensiones, ética en particular, que requiere de otra lógica  (lire la définition) para ser entendida. Más aun, la economía de librecambio considera los valores éticos como obstáculos a la objetividad de las relaciones de fuerzas entre las cosas, y entonces reemplaza las estructuras de reciprocidad por las de intercambio (el economicidio  (lire la définition) ). Pero al desaparecer estas estructuras de reciprocidad  (lire la définition) , es la matriz misma de los valores humanos que desaparece.

2) El segundo problema es que el dominio de la física permite una explotación creciente de la naturaleza, mientras que los recursos de la tierra son finitos. Imaginemos a nuestros nietos, en menos de 50 años, viviendo en una tierra agotada, mirando una película sobre nuestra generación destruyendo los recursos de la tierra, como lo hacemos hoy : fácilmente podemos imaginarles llorando de rabia o de odio, insultando nuestras cenizas por ser las de locos y criminales. Pero dentro de sólo 10 años algunos recursos de la naturaleza ya estarán agotados o con un precio tan alto que no será posible a todos vivir como hoy. En particular la subida de los precios de los hidrocarburos tendrá como efecto la imposibilidad de seguir con el “modelo automóvil” y no será posible viajar como hoy. La existencia tendrá que volverse local, sedentaria y con mercados endógenos. El sistema comunitario será un modo de vivir generalizado y tiene que ser ejemplar. Los que defienden la ideología capitalista ahora reconocen que el crecimiento de la producción capitalista resulta difícil para todos, por el agotamiento de los recursos materiales, o la subida de sus precios, cuando la globalización está integrando a todo el mundo al consumo productivo por el crédito. Entonces si hay un crecimiento, sólo algunos se aprovecharan de la modernidad mientras que no se podrá asegurar la vida de toda la población del planeta, aunque se dice que su consumo productivo sería el motor del sistema. Aquí hay un oxímoron, una contradicción sin salida. En realidad, la globalización conduce el sistema a devorarse a sí mismo, como la serpiente Uróburos.

El sistema capitalista está en su apogeo. Pero por lo tanto, así como aquel que llega a la cima de la montaña suele ver sólo el precipicio que está delante de él, asimismo se puede ver que la caída del capitalismo es vertiginosa. No sólo son los críticos de siempre que dicen que la crisis sistémica entra actualmente en su fase final, son también los expertos del sistema mismo que aconsejan a sus prójimos encontrar rápidamente otro modelo de vida cuando tienen nietos, o sino poner el dinero público en su cuenta en un lugar oculto.

Una economía postcapitalista tiene que sustituir al provecho otra finalidad de la producción, y al modo de producción capitalista otro modo de producción.

1) Esta otra finalidad de la producción es el Vivir Bien, como lo hemos definido en términos filosóficos es decir lo propio del hombre, la conciencia. El modo de producción de la conciencia humana se distribuye entre las diferentes estructuras de producción de los valores éticos que son las estructuras de reciprocidad. El control o la regulación del sistema es la democracia, la democracia de base es la democracia comunitaria, porque ella sola puede regular el ejercicio del poder y garantizar luego la independencia de la justicia.

2) A menudo, la gente está organizada política y económicamente por relaciones de reciprocidad más que por relaciones de intercambio. Pero como no existe una economía política de la economía de reciprocidad  (lire la définition) , se interpreta todas sus prestaciones como relaciones de intercambio o de intereses privados lo que permite al librecambio subsumir la reciprocidad es decir contabilizar todas relaciones de reciprocidad en términos de intercambio. El modo de producción de la reciprocidad queda desconocido aunque existe desde siempre.

Por ejemplo, los funcionarios del Estado que reciben un salario y dan todo lo mejor de ellos mismos en reciprocidad no pueden ser reducidos a comerciantes que concederían un trabajo mínimo en cambio de un salario máximo. Aquí es evidente que la reciprocidad supera el intercambio. Pasa lo mismo con los mercados populares donde cada uno compra y vende buscando un precio justo determinado por las necesidades de los unos o de los otros según un acuerdo implícito entre los hombres más que entre las cosas, y hasta buscando a veces tener más relaciones sociales que acumulación de dinero.

La organización de una economía a partir de las comunidades de base parece relativamente fácil porque se puede registrar las estructuras de reciprocidad y protegerlas por una interfase  (lire la définition) con la economía de intercambio, luego dar a cada estructura o sistema de reciprocidad una territorialidad en la cual encaminar su desarrollo. La democracia comunitaria asegurará rápidamente condiciones de vida decentes para todos y también el Vivir Bien.

En cuanto a las relaciones intercomunitarias, exigen sistemas de reciprocidad intercomunitarios que respeten la especificidad de cada uno y también promuevan la colaboración mutua para asegurar la construcción de la sociedad nacional. En este momento interviene el Estado para asegurar la reciprocidad entre los pueblos ayudando a los más humildes pero también regulando las diferentes relaciones del hombre con la naturaleza para que la humanidad disponga primero del mejor entorno posible, tomando en cuenta las generaciones futuras y, luego, tenga con la naturaleza relaciones de convivencia más que de fuerzas, para asegurar un espíritu que se abra al mundo con alegría y no con odio.

Es deber del Estado prever que el control ecológico de los unos no perjudique a los otros, por ejemplo que aprovechando de los bosques de la Amazonia, no se destruya el pulmón de la tierra.

Pero estas medidas correctivas o reformadoras son desde ya muy insuficientes.

Por ser un sistema que respeta las leyes de la naturaleza, como todo sistema viviente, el sistema capitalista puede desarrollarse sólo en medio abierto, con energías o recursos que transforman las riquezas y necesidades en sus propias fuerzas, pero el mundo se cierra y entonces el sistema ya no puede seguir como un ser sólo viviente.

Se tiene que controlar a esta vida ciega para dar a la conciencia la primacía sobre la vida biológica. Pero hasta ahora el sistema no se preocupa de ello y quizás no tiene la capacidad de promover la conciencia humana. Delante de la catástrofe anunciada por todos, se tiene que empezar a preocuparse de las estructuras matriciales de los valores humanos y del Vivir Bien, y no sólo del Vivir Más.

Pensamos que la crisis sistémica del sistema capitalista abre un debate sobre la sociedad post capitalista y ahora se puede decir que el mundo es consciente de una alternativa : por un lado el provecho, y por el otro el Vivir bien. Sabemos producir el provecho por el sistema de libre cambio y de acumulación del valor de cambio. Conocemos los valores del Vivir bien pero también tenemos que saber cómo producir estos valores : las estructuras de producción de estos valores son las estructuras de reciprocidad de la economía de reciprocidad. El problema mayor es asegurar la transición de un sistema al otro.

*

Pour citer ce texte :

Dominique TEMPLE, "Postcapitalismo y reciprocidad – La fase neoténica del sistema capitalista", Seminario Internacional — “Vivir Bien : Una alternativa transformadora de desarrollo”, 2009, http://dominique.temple.free.fr/reciprocite.php, (consulté le 18 novembre 2017).

Haut de page