Ce texte se réfère principalement
aux notions suivantes

Glossaire


Haut de page

Répondre à cet article

janvier 2009

El contrato con dos precios

Dominique TEMPLE

El precio de retorno

¿Qué es el contrato shipibo ?

En los años 1980, el economista y financiero belga Bernard Lietaer trataba de resolver en diferentes países del Tercer-Mundo, el problema del intercambio desigual. Proponía ajustar el precio de compra de las producciones “indígenas” con su precio de venta en los países occidentales… una suerte de derecho de continuación sobre el curso del valor o todavía de precio retorno sobre el valor monetario establecido en Europa [1], de ahí el nombre de “contrato con dos precios”.

Una institución internacional, la Bolsa Mundial del Desarrollo debía asegurar las transacciones. El precio retorno debía suprimir las especulaciones facilitadas por el hecho de que los productores « indígenas » no disponen de los medios para presentarse ellos-mismos en los mercados.

Este tipo de contrato era muy apropiado para las comunidades indias que tienen pocos medios de defensa frente a los intermediarios.

El contrato Shipibo, propiamente dicho, es un contrato con dos precios para las cerámicas creadas por artistas de comunidades Shipibo, que respeta también las condiciones de producción específicas de las comunidades indias. El precio retorno está dirigido a la comunidad misma por medio de la organización Shipibo responsable. El Consejo étnico asegura él mismo la mediación entre el sistema occidental y la comunidad Shipibo. Las relaciones de reciprocidad entre las diversas familias shipibos así están preservadas o por lo menos toda evolución está controlada por los mismos Shipibos.

Los precios están establecidos de común acuerdo entre artistas europeos, expertos en cerámicas de arte, y expositores. Los expositores pueden modular, según su deseo, esta estimación básica ; sin embargo aceptan limitar en 30% su margen comercial. Entonces 70% pueden ser restituidos a las comunidades indias. Estas toman a su cargo los gastos de compra a sus propios artistas, de flete y seguro. Los Shipibos ven en los expositores que aceptan este tipo de contrato no sólo a interlocutores comerciales, sino a “amigos”.

Jarrón unirostro (detalle)

Una primera tentativa de este contrato se llevó a cabo en 1979, bajo mi iniciativa con la galería Mont-des-Arts de Daniel ABRAS (Bruselas) y la galería Quadri de Madeleine WITZIG (Lausanne). El éxito de este contrato ha provocado un choque de rechazo y la reacción de diversas intervenciones occidentales, que han dividido a los Shipibos.

Unas organizaciones de Ayuda al Tercer-Mundo crearon una cooperativa de acopio y almacenamiento de las cerámicas que fueron puestas a la disposición de los turistas, especuladores y cadenas de comerciantes organizados, lo que provocó una caída vertical de los precios y una baja en la calidad de la producción. Diversas iniciativas tales como la construcción de un horno, la comercialización de las arcillas… tienden en transformar el arte Shipibo en artesanía industrial. Los responsables Shipibos reaccionan con fuerza en contra de este etnocidio.

En 1990, la unidad india se formó de nuevo alrededor de un acuerdo entre las tres organizaciones ORDESH, FECONBU y FECONAU para tentar de reconquistar el control de la comercialización de las cerámicas de arte. Enfrentan a instituciones que tratan de sustituir a las relaciones de reciprocidad comunitaria por relaciones de competencia, substitución que he llamado el « economicidio » [2].

El precio retorno siempre ha suscitado una intensa alegría entre los Shipibos, no sólo porque la plata libera posibilidades inesperadas para las comunidades, sino porque para los Shipibos, el prestigio, la emoción de ser reconocido desempeña un papel motor muy importante. Aún lo lleva sobre la satisfacción material, incluso cuando este tiene un carácter de necesidad. Las comunidades homenajean a sus artistas que entonces siguen creando nuevas obras asombrosas.

Todo lo contrario ocurre cuando se presentan los agentes del comercio ordinario : las comunidades indias parecen deprimidas por sentimientos de frustración y humillación. Las artistas ya no están motivadas por razones espirituales y fabrican sólo objetos sin alma. Así que hoy día la decisión de los Shipibos parece muy determinada : volver a encontrar el contacto directo con partenarios leales en Europa que respetan el contrato con dos precios.

*

Haut de page

Répondre à cet article


Notes

[1] LIETAER, B. L’Amérique Latine et l’Europe de demain : le rôle des multinationales européennes dans les années 1980, Paris, PUF, 1979.

[2] TEMPLE, D. “El economicidio”, en : IFDA Dossier, n° 60, Suisse, 1987 (primera publicación) ; en : Alternatives au Développement, Monchanin (Canada), 1989.


Répondre à cet article